Bienvenido a
 TORINO -  ARGENTINO
  Inicio   |   En contacto   |   Foro  |   Links   |   La Número 3    |   La Misión   l  Manuales | Mi Torino |   Encuentros  | Toros Amigos

 

 
   Historia
Breve reseña
La Misión Argentina    Publicidades
   Fotos, Reseña.
La Número 3
Publicidades
Pautas publicitarias
Un auto "Lounge"
Modelos
Revistas/Notas
Road Test

    Galería de Fotos
Mi Torino
Toros Amigos
TC
Personalizados
1/4 de milla
Ediciones Especiales
Varios

Torino-Argentino Encuentros

Fotos Encuentros
Agenda Encuentros
 
    EL TORO VIVE
Clubes
Fotos Eventos
Lugares
Picadas

 
  Repuestos
Proximamente
 
   Clasificados

Nuevo

    En Contacto
Escribinos
Foro de consultas
Libro de Visitas
Sitios Amigos Links
Banners Nuestros
Correo de Lectores
 
   Técnica

Manuales-Folletos
   M.R.61 M.R.63
   380 /  TS-GS
Road Test
Especificaciones
 

 

 

TORINO
Automóvil Netamente Argentino

Fuente: Revista Mecánica Popular - Volumen 41 - Octubre 1967 - Número 4

 

"Torino", el primer automóvil íntegramente argentino que está fabricando la IKA (versión 380)
La República Argentina con su industria automotriz en constante superación, no ofrecía entre la gama de marcas y modelos que produce, un automóvil que llenara las exigencias de los amantes a los coches sport. Entendían sus dirigentes que el mercado potencial no era lo suficientemente propicio como para encarar la producción de este tipo de automóvil.
Industrias Kaiser Argentina (IKA), primera empresa integral de ese país, luego de una investigación, tomó la decisión de fabricar un coche de línea deportiva. Plasmar esa idea, significó que el célebre carrocero italiano Giovanni Pininfarina diseñara una carrocería. Conseguir en Alemania la licencia de las cajas de velocidades ZF. Adoptar una suspensión trasera Four Link Bar. Superar los problemas que tanto dieron que hablar del motor Tornado Jet. Dar cabida a una creatividad ambiciosa en lo referente a detalles que significaran atracción al comprador en potencia. Tablero de madera (nogal italiano), instrumental único en su género, confortables butacas, volante deportivo, palanca de cambios al piso, etcétera.
Sus 3.770 litros de cilindrada, con una compresión de 7,5 y 155 HP en el modelo 380 son complementos potenciales que permiten una velocidad a regímenes solventes, capaz de satisfacer al más exigente "tuerca" (denominación aplicada en Argentina a los amantes de la velocidad).
Logró IKA en la suma de valores expuestos la concreción de un automóvil potente, de mucho torque, andar sereno, muy buena adherencia al doblar. Se cubrió de esa manera un mercado exigente tanto en el aspecto técnico como estético. .Así apareció en noviembre de 1966 el automóvil argentino que más agradó al público. Este reúne el gran confort de un automóvil americano, la generosidad de la técnica europea en un tamaño mediano.
Todos estos elementos, no alcanzaron a ser lo sumamente positivos para el lanzamiento de estas unidades a ese algo que pueda significar triunfo o derrota en el mercado. Competencias. En Argentina el consumidor evalúa muchísimo las performances de marcas en carreras, tan populares como continuadas. Así fue que Industrias Kaiser Argentina no se animó en diciembre a poner su nuevo coche en línea de partida en el Gran Premio de Turismo de Carretera (categoría única en el mundo desarrollada en forma intensísima en Argentina). A pesar de tener varios hombres inscriptos, prefirió un estudio más exhaustivo. Esa prueba, sumamente dura, podría producir un cataclismo en la comercialización de sus nuevas unidades, malogrando el esfuerzo. tan grande que con tanto afecto habían dedicado sus dirigentes y creadores.
Acá aparece en escena un hombre joven: Oreste Berta (29 años) dotado de una extraordinaria técnica, pleno de inquietudes, con una dinámica arrolladora, que pone manos, cerebro y alma en pos de un equipo de competición. Logra sus objetivos tras la serie de triunfos deportivos. El éxito de Berta y su equipo logró tranquilizar más a los dirigentes de IKA, los impregnó de fervor, tanto que hasta habrán olvidado los malos negocios que tuvieron en el primer semestre del ejercicio.

En esta fotografía puede apreciar el lector los suntuosos detalles en el interior del Torino


 

Eduardo Copello, integrante del equipo que ganó el mayor número de carreras con el Torino Héctor Grandasi, (derecha) puede considerarse segundo piloto del mismo equipo que Copello
La fuerza operativa de la fábrica en pleno, no bastaba para concretar triunfos. Hacía falta la integración, y logró Berta esa maravillosa máquina que es el grupo humano, constituyendo su equipo con tres hombres que no participaban en la categoría Turismo Carretera: Eduardo Copello tácito "caposcuadra", un hombre acostumbrado a triunfar aunque en categoría menor. De conducción sutil, pero firme, manejaba con notable acierto un diminuto Renault Gordini (versión 1093) preparado precisamente por Oreste Berta, con el cual venció en múltiples oportunidades. Héctor Gradassi -podríamos denominarlo segundo piloto- es otro integrante del equipo. La fortuna lo llevó a integrarlo cuando su acción que es aguerrida y muy temperamental, lo hacían actuar en un DKW 1000, con el que hizo maravillas en su categoría y hasta en mayores con atrevidas performances. Debemos mencionar que en 1965 colocó a su pequeño coche en un quinto puesto detrás de coches de mucho mayor cilindrada (4 litros), en una carrera sumamente difícil por la topografía del terreno donde se disputó. Las manos hábiles en preparación y conducción, los reflejos rápidos y los brazos fuertes equilibraron la diferencia. Por último, completa el team Jorge Ternengo, un coterráneo de Berta, amigo de mucho tiempo atrás, que conoce los halagos y los riesgos de haber corrido en motocicletas y en fórmulas de menor predicamento. Hombre ideal por su temperamento, por su sencillez para integrar un grupo con objetivos comunes.
Todo este cúmulo de valores ha hecho que Torino actuara en carreras con éxitos resonantes (Rafaela tres primeros puestos logrados por el equipo IKA. -Mar del Plata seis Torino en diez primeros, etc., etc.) Transformó el desarrollo de un programa de carreras, desatando una polémica avasalladora. Su nombre y el de sus pilotos adquirió una popularidad única en su género. Las fábricas competidoras comenzaron a luchar en procura de restablecer predominio. Los "constructores y vendedores de velocidad" se quemaron las pestañas buscando la fórmula de triunfo ante Torino. Oreste Berta sabedor de que los ciclos inexorablemente se cumplen, trabajó de inmediato con nuevos valores técnicos para ponerlos en uso, en el momento preciso.

Jorge Ternengo (izquierda) conoce los halagos y los riesgos de haber corrido en motocicletas

Las fluctuaciones de resultados deportivos pueden determinar variantes en la comercialización de Torino. Codiciado por innumerables compradores a quienes no se puede satisfacer de inmediato por ser mayor demanda que producción. Es tanto el movimiento decretado que hasta corredores de primera línea, muy afamados (Alzaga, Estefano, Manzano) dejaron las marcas tradicionales para tratar de lograr o reverdecer laureles con esta nueva fuerza motora.
Seguramente, reiteramos, el liderazgo va a terminarse. Es indubitable aunque no se puede determinar cuándo. Pero lo que no se puede negar es la evidencia de que por primera vez en Argentina, un automóvil netamente nacional, ha rendido performances en todas las exigencias posibles, que lo elevaron a plano preponderante dentro de la Industria con una impactación, sí que excepcional.
No creemos que este automóvil permita a IKA recuperar el índice de penetración que tuvo oportunamente en el mercado. Cambian las circunstancias, la competencia actúa febrilmente, el mercado se transforma. Tal vez no importará a los dirigentes de Industrias Kaiser Argentina el valor de una estadística, cuando ostentan el legítimo orgullo de haber satisfecho una demanda y haber creado un éxito comercial.
Queda una sola incógnita alrededor de este automóvil. Saber qué valores tendrá cuando ingrese al parque de automotores usados. En Argentina es importante esta evaluación. El tiempo se encargará de despejar esa incertidumbre. Eso es futuro. El presente, es feliz.
En el autodromo de la ciudad de Buenos Aires, durante la disputa del gran premio Juan Gálvez

2003 Todos los derechos reservados. Idea, diseño y realización Marcelo Di Leo

Torino Argentino Automovil Torino Ika-Torino Ika-Renault Club Torino Amigos Torino Asociación Torino Renault Torino Federación Torino